logo FB
home-image

Crecimiento y desarrollo


pleca

El crecimiento y desarrollo de un individuo es un fenómeno continuo que inicia en el momento de la concepción y culmina al final de la pubertad, periodo en el cual se alcanza la madurez en los aspectos: físico, psicosocial y reproductivo.  Esta transformación involucra cambios en el tamaño y funcionamiento de órganos y tejidos.

El crecimiento es el aumento de la talla, masa muscular y órganos del cuerpo; se debe al aumento en el número de células que conforman un tejido.

El desarrollo es la adquisición de funciones en el transcurso de la vida, es diferente para cada aparato y sistema del cuerpo.

En todas las etapas del desarrollo en los niños es muy importante poner atención en sus necesidades, hablarle, jugar con él, darle muestras de cariño, ya que así ayudaremos a construir su seguridad y autoestima, así como su capacidad de relacionarse adecuadamente con los demás
Los factores que determinan el crecimiento son muy variados, dependen de las condiciones ambientales de cada individuo. Los más importantes son:

Carga genética, adecuada nutrición, estado psicosocial, presencia o ausencia de enfermedades, buen funcionamiento del sistema endocrino (hormonas en general).

Durante el sueño se produce la hormona del crecimiento, la cual es muy importante junto con otras hormonas para el correcto crecimiento de los niños.  Entre éstas, hormonas tiroideas, paratifoideas, además vitamina D y Calcitonina.

La alimentación del niño juega un papel muy importante en su crecimiento y desarrollo, durante los primeros 4 a 6 meses de edad es indispensable la alimentación al seno materno, posteriormente deben incluirse paulatinamente otros alimentos principalmente frutas y verduras, después del primer año de vida podemos incluir huevo, carne, pollo. Los niños menores de 3 años deben alimentarse 5 a 6 veces al día, ya que sus requerimientos son mayores que los de un adulto.
Se consideran 6 etapas del crecimiento:

  • Fetal: Los 9 meses de desarrollo durante el embarazo.
  • Infante: Desde el nacimiento al primer año de edad.
  • Niñez temprana: Del primer al tercer año de edad.
  • Niñez tardía: Del tercer al décimo año de edad.
  • Pubertad: De los 10 a los 14 años de edad.
  • Adolescencia: De los 15 a los 18 años de edad.

Existe un periodo de crecimiento rápido que comprende los primeros 4 años de vida, posteriormente un periodo de crecimiento más lento y sostenido, de los 4 años al inicio de la pubertad,  para finalizar con un periodo rápido durante la pubertad.

En el recién nacido el segmento superior, es decir cabeza y tronco son en proporción, mas grandes que sus extremidades. 

La forma en que se evalúa el crecimiento es acudiendo a consulta médica, “Control de niño sano”, al principio debe llevarse una vez al mes, desde el nacimiento hasta los 3 años de edad,  posteriormente cada 6 meses a 1 año para vigilar mediante:

  • Medición y correlación de peso y talla (estatura).
  • Medición de perímetro cefálico.
  • Índice de Masa corporal.

Existen distintas tablas que nos orientan sobre el crecimiento adecuado de cada niño.

Los padres deben vigilar también el crecimiento y desarrollo de sus hijos y apoyarlos con estimulación temprana (música, colores, objetos de distintas formas, etc.), relacionarlos con otros niños de su edad, fomentar la actividad física y una alimentación balanceada, entre otros.

Dra. Blanca Gudiño Villagómez
Médico Supervisor Fundación Best A.C.

alzheimer


pleca

CUIDA TU SALUD

pleca


.

 

  facebooktwitteryoutube