logo FB
home-image

Espina bífida


pleca

Malformación Que Se Puede Evitar

La espina bífida es una malformación que consiste en que las últimas vértebras de la columna vertebral, no se forman completamente, es decir, la parte posterior de estos huesos no se forma, lo que da como consecuencia que la médula espinal y las meninges (membranas que la recubren), así como las raíces nerviosas, queden sin protección ósea y expuestas sufriendo daño en diversos grados, y pueden presentarse diferentes tipos de alteraciones  en el movimiento y sensibilidad, así como intestinales y urinarias, daños  que son irreversibles y permanentes.

Si bien es cierto que esta malformación con la que nacen miles de niños cada año (1 de cada 1000 niños que nacen en el mundo) es multifactorial, es decir, pueden influir para que se produzca muchas causas como: factores genéticos y ambientales, exposición a radiaciones, enfermedades en la madre como la epilepsia y esto seguramente por los medicamentos que consumen que son antagonistas del ácido fólico e impiden que éste actúe  en la formación del tubo neural, etc.; ha quedado bien establecido que, cuando la madre ha ingerido suficientes cantidades de ácido fólico y complejo B ANTES de embarazarse y en las primeras semanas de gestación, la posibilidad de que se presente esta patología, se reduce significativamente (algunos autores señalan una reducción hasta del 70% de posibilidades de padecerla).

Se recomienda consumir una dosis de 400 microgramos todos los días, en las mujeres en edad o que planeen embarazarse, porque en muchas ocasiones, cuando ya se diagnostica el embarazo puede ser demasiado tarde para iniciar el consumo ya que al diagnosticarse un embarazo con 4 semanas de gestación, ya se inicio la formación del tubo neural.

El ácido fólico, es indispensable para las funciones del organismo en general, pero durante la gestación es aun más importante, ya que en conjunto con el complejo B y la vitamina C, ayudan a formar el ADN (ácido desoxirribonucleico), proteína esencial en la formación de las estructuras del futuro ser humano y sobre todo de las estructuras del cerebro, medula espinal, columna vertebral, etc., fundamentales para la sobre vivencia de cualquier individuo. Ya que el ácido fólico participa en  la formación de otras estructuras, su deficiencia puede permitir la formación de otras alteraciones congénitas como labio leporino  y el paladar hendido.

Si bien es cierto que una dieta balanceada es recomendable siempre, la realidad en nuestro país y en otros países como China, que son donde se presentan el mayor número de casos de esta alteración, (lo que no sucede en países como Japón o Suiza), esto no sucede,  por lo que se  recomienda a todas las mujeres en estas etapas,  una suplemento alimenticio poli vitamínico, para evitar este problema,  además del consumo diario de ácido fólico en las concentraciones antes recomendadas.

Dra. Ma del Carmen Villafaña P.
Vicepresidenta de Salud

Espina bifida


pleca

CUIDA TU SALUD

pleca


.

 

  facebooktwitteryoutube