logo FB
dieta saludable


control de peso

Factores de alarma durante el embarazo


pleca

Acudir con el médico  en las primeras semanas de embarazo permite determinar la frecuencia e identificar factores de  riesgo durante el periodo de gestación y la detección oportuna de complicaciones.

Algunas mujeres tienen más posibilidades de tener un embarazo de alto riesgo debido a sus antecedentes familiares, su estilo de vida o factores que pueden desarrollarse con el embarazo.

Los factores de riesgo incluyen, entre otros, los siguientes:

  • La madre es menor de 18 o mayor de 35 años de edad
  • La madre se encuentra por debajo o por encima del peso normal para su altura
  • La madre tiene anemia (recuento bajo de glóbulos rojos) y un estado de mala nutrición
  • Bajo nivel socioeconómico
  • Haber dado a luz más de cuatro veces anteriormente
  • Parto prematuro previo (parto antes de las 37 semanas de gestación)
  • Haber dado a luz anteriormente a un bebé muy pequeño o de gran tamaño
  • Pérdida de un embarazo anterior
  • Antecedentes familiares de enfermedad genética o bebé anterior con un defecto de nacimiento.
  • Consumo de sustancias (cigarrillos, alcohol, drogas)
  • Trastornos médicos preexistentes, entre ellos, diabetes, presión arterial alta y enfermedades cardiacas
  • Medicamentos o tratamientos para la infertilidad (es más probable que ocurran nacimientos múltiples)

Los datos de alarma  durante el embarazo  indican que puede correr peligro tanto la vida de la madre como la del bebé por lo cual se recomienda consultar al médico inmediatamente cuando exista o se presente cualquiera de los siguientes síntomas:

Sangrado vaginal
Sí se pierden pequeñas cantidades de sangre oscura o roja por la vagina con o sin dolor de vientre, puede ser datos iniciales de un posible aborto.

Pérdida de líquido por la vagina
Sí es de color claro, con olor a lavandina, indica que se ha roto la bolsa de aguas. Normalmente, esta bolsa no se rompe hasta el momento del parto. Sí se rompe espontáneamente y no hay contracciones ni molestias, se debe acudir al centro de salud pues hay riesgo de infección.

Palidez extrema
La mujer está débil, cansada, tiene la piel, las conjuntivas y las encías pálidas, las uñas quebradizas, el pulso rápido (más de 100 palpitaciones por minutos), se sofoca y se desmaya con facilidad. La causa de estos síntomas puede ser una anemia grave.

Contracciones uterinas
Sí son dolorosas, frecuentes y regulares y se manifiestan antes de los 8 meses de gestación, indican que el parto puede adelantarse. Es preciso avisarle al médico o acudir rápidamente al centro de salud.

Fiebre muy alta y persistente
Además acompañada por pérdidas de sangre y/o coágulos con mal olor, se está produciendo una infección.

Es importante tener en cuenta que enfrentar durante el embarazo emociones fuertes y situaciones críticas de la vida, como desocupación, pérdidas de seres queridos, crisis familiares y separación o abandono de la pareja, puede afectar negativamente a la mujer y producir efectos negativos en su salud física y psíquica.

La vigilancia prenatal que deberá llevar a cabo su médico para la identificación y control de los factores de alarma consiste en :

1. Elaboración de historia clínica (desde la primera consulta)

2. Identificación de signos y síntomas de alarma:

  • Dolores de cabeza (cefalea)
  • Retención de líquidos  (edemas)
  •  Signos de infección de vías urinarias y/o vaginales
  • Sangrados
  •  Zumbidos de oídos. (Acúfenos)
  •  Visualizar lucecitas. (fosfenos)
  •  Trastornos de la presión arterial.

3. Medición, registro, interpretación y valoración de:

  • Peso.
  • Talla.
  • Presión arterial

4. Valoración de factores obstétricos:

    • Crecimiento uterino y estado de salud del feto.
    • Edad menor de 18 años y mayor de 35 años
    • Determinación del grupo sanguíneo ABO, especialmente en pacientes Rh negativas.
    • Detección del virus de la inmunodeficiencia humana en mujeres de alto riesgo, (transfusiones previas, drogadicción y múltiples parejas sexuales).
La preclampsia
Eclampsia se define como un padecimiento que se presenta desde la vigésima semana del embarazo en adelante, durante el parto y posterior al nacimiento (puerperio), caracterizado por hipertensión arterial, presencia de proteínas en orina (proteinuria) y retensión de líquidos (edema) y en los casos más graves, convulsiones y coma.
                                                  


La vida de tu bebe vale tanto como la tuya misma

.

  facebooktwitteryoutube    

ARTÍCULOS PARA EL CUIDADO DE TU SALUD