logo FB
dieta saludable

Cuidado de los pies en una persona con diabetes

salud

La diabetes es una enfermedad epidémica que, al paso del tiempo, genera daño a los nervios y a los vasos sanguíneos (arterias y venas) de los pies, cursa con entumecimiento y disminuye su sensibilidad. Ocurre sobre todo en pacientes que no llevan un buen control glucémico durante años.

Nuestros pies le brindan soporte al resto del cuerpo, permiten que podamos caminar y hacer un sinfín de actividades. Su cuidado es importante, y más cuando se padece diabetes.

Cuidados del pie diabético

Pie diabético es cuando presenta una alteración anatómica (forma), o en la función, determinado por anomalías o alteraciones neurológicas (en los nervios), o diversos grados de enfermedad en los vasos sanguíneos. Cuando en un paciente diabético posee una o ambas alteraciones tiene una mayor susceptibilidad de presentar una infección, ulceración o destrucción de tejidos más profundos en esa zona.

Si te sale una lesión, que tal vez no notes o sientas, debes tenerle atención y cuidados; en pocos días puede empeorar y llegar a ser una grave infección o úlcera.


Si se tratase de una úlcera, es importante saber su profundidad y tejidos subyacentes afectados (grasa y músculos, o que no se pueden ver a simple vista); es posible clasificarla en distintos grados. Las úlceras del pie son una de las complicaciones crónicas más frecuentes en nuestra población y la primera causa de amputación no relacionada con accidentes.

Por otro lado, la amputación es la separación de una extremidad del cuerpo o parte de ella. Esta representa un serio problema de salud, y genera un alto costo biopsicosocial y económico para el paciente y sus familiares.


¿Cómo podemos prevenir el pie diabético?


La clave incluye lo siguiente:

  • Un buen control de la glucosa
    • Recuerda, aquí interviene la alimentación
    • Realización de ejercicio
    • Hábitos saludables: dormir 8 horas diarias, practicar disciplinas orientales o yoga
    • Acudir a citas médicas de monitoreo y control de la glucosa
Monitoreo y control de la glucosa
  • Un examen periódico del pie, realizado por un médico, de ser posible cada 3 meses, más la revisión diaria del paciente con o sin apoyo de otra persona.

    • Con la ayuda de un espejo, observa de manera detenida ambos pies y verifica lo siguiente:
      • Coloración
      • Piel íntegra o con grietas, ámpulas, golpes
      • Presencia de edema (pies hinchados)
      • Tócalos para sentir su temperatura
    • Checa que las uñas no presenten un color de amarillento a oscuro, o bien, que estén engrosadas

  • Educación del paciente en autocuidado

    • Lávalos a diario con agua y jabón, sécalos, incluida el área entre los dedos, sin frotarlos
    • No uses agua demasiado caliente y checa la temperatura antes de meterte a bañar
    • Utiliza crema suavizante y no la coloques entre los dedos
    • En la playa y albercas, utiliza sandalias y aplica protector solar

    El objetivo es lograr identificar con rapidez la aparición de lesiones, para evitar complicaciones mayores.

  • Calzado adecuado
    • En la medida de lo posible, compra un tipo de zapato cómodo, sin costuras por dentro, de un tacón promedio. Hay tiendas especializadas donde los puedes adquirir
    • Inspecciona a diario las costuras, dobleces y objetos extraños que puedan ocasionar lesiones; de preferencia, sacúdelos antes de colocártelos
    • Cambia de calcetines todos los días, úsalos sin costuras ni de tejidos sintéticos

    Recomendaciones:
    • Caminar descalzo
    • Usar callicidas o lima los callos
    • Utilizar calzado sintético

Y por último:

Importante: la ausencia de síntomas no significa tener pies sanos. No solo es revisarlos, sino también mantener controlados los niveles de glucosa. Para más información, prevención o tratamiento, acude a los consultorios médicos de Fundación Best, ubicados a un lado de las Farmacias Similares.


.

  facebooktwitteryoutube    

ARTÍCULOS PARA EL CUIDADO DE TU SALUD