logo FB
dieta saludable

VIDEOS


control de peso

Nutrición en el adulto mayor

salud

La alimentación para el adulto mayor es un tema que ha cobrado relevancia porque es una población que va en crecimiento. En los últimos años, la esperanza de vida se ha incrementado notablemente; en la actualidad se estima que más de 13 millones de personas en México son mayores de 60 años.

En esta etapa de la vida, se cursa con muchos cambios a nivel fisiológico, psicológico y social, por eso, los cuidados para los adultos mayores deben ser específicos y darles la importancia suficiente para garantizar una mejor calidad de vida.

Lo primero a evaluar es cómo estos cambios impactan en su relación con la comida. Tomemos en cuenta que, a nivel fisiológico, la misma reducción en la función de ciertos órganos comienza a provocar enfermedades crónico-degenerativas que requieren ajustes en la alimentación del adulto mayor. De igual manera, en la mayoría de los casos se presenta pérdida de las piezas dentales y reducción en el sentido del gusto y el olfato, que ocasionan que la comida ya no la perciban con el mismo agrado.

Además, el cambio mismo de la composición corporal puede incrementar el riesgo de desnutrición en el adulto mayor, pues se ve un aumento de la grasa en la parte abdominal y una reducción de la cantidad de músculo (conocido médicamente como sarcopenia), que también suele presentarse por la reducción de la actividad física y el consumo inadecuado de alimentos, como en la población con obesidad.

Para garantizar que la dieta para el adulto mayor cubra sus requerimientos, hay que considerar antecedentes como:

  • Si es una persona que toma diversos medicamentos

  • Su condición socioeconómica

  • Si se encuentra limitada su funcionalidad y depende de terceras personas

  • Si vive solo

La alimentación para el adulto mayor es un tema que ha cobrado relevancia porque es una población que va en crecimiento, actualmente se estima que más de 13 millones de personas en México son mayores de 60

De esta manera, se harán las adaptaciones necesarias en busca de que su alimentación sea suficiente, variada en cuanto al aporte de nutrientes y atractiva, así se ayudará a reducir los cambios asociados al proceso de envejecimiento.

Para garantizar una alimentación saludable en el adulto mayor, se debe cuidar:

  • Que provenga de alimentos de origen natural principalmente, que sean de alto valor nutricional y de fácil acceso

  • Ofrecer comidas favoritas y hacerlo partícipe en la elección y planeación de sus alimentos

  • Conocer costumbres y hábitos alimenticios, conservar los que no afecten la salud y cambiar los que se requieran, creando conciencia de los beneficios que se tendrán al hacerlo, en el estado de salud

  • Las comidas deben darse en un ambiente agradable y tratar que coman acompañados

  • Evitar incluir alimentos que puedan producir inflamación que se confunda con saciedad y eso reduzca el consumo de alimentos

  • Utilizar, si es necesario, saborizantes que aumentan el gusto por la comida como hierbas y especias, evitando el con sumo excesivo de sal

  • Fraccionar los alimentos a lo largo del día, lo ideal es cubrir tres alimentos completos y de dos a tres refrigerios o colaciones

  • Incorporar una variedad de frutas y verduras de temporada, así como cereales integrales que aporten fibra, pues ayudará a prevenir o mejorar el estreñimiento

  • Incluir proteínas animales como el huevo o carnes: pollo, pescado, res o cerdo, que sean magras y de fácil masticación, puede optarse por carnes molidas, deshebradas o en picados finos

  • Incluir lácteos descremados, por lo menos una vez al día, para aportar calcio y vitamina D, que prevenga la presencia de osteoporosis

  • Limitar la preparación de alimentos con grasa (mantequilla, aceite, mayonesa etc.). Es preferible preparar los alimentos al horno, asadas, empapeladas o en salsas

Alimentación saludable en el adulto mayor

  • Beber entre un litro o un litro y medio de agua simple. Evitar bebidas azucaradas como jugos o refrescos

  • Modificar la consistencia de los alimentos en forma de purés, papillas o licuados en caso de tener problemas de masticación. Si se necesitan adaptaciones especiales en la alimentación, acérquese al nutriólogo

  • Valorar la necesidad de tomar suplementos alimenticios o multivitamínicos, sólo en casos necesarios y con previa autorización médica

Los adultos mayores deben mantenerse activos a lo largo del día en la medida de lo posible. Se debe establecer un tiempo específico para la realización de alguna actividad física, que ayudará a mejorar su estado emocional y de socialización.

Como parte de los cuidados del adulto mayor en casa, se tendrá un constante monitoreo de su estado nutricional: que no se presenten variaciones drásticas de peso, falta de apetito o alteraciones secundarias por la falta de nutrientes.

Si quieres conocer más sobre la alimentación para los adultos mayores, contáctanos a través de la línea de Simitel 800 911 66 66, en la opción 4, nuestras nutriólogas podrán asesorarte y apoyarte a mejorar su calidad de vida.


.

  facebooktwitteryoutube    

ARTÍCULOS PARA EL CUIDADO DE TU SALUD